PARROQUIA PURISIMA CONCEPCION
PARROQUIA PURISIMA CONCEPCION

Contacto

PARROQUIA LA PURISIMA
PLAZA DE LA IGLESIA 1
30120 EL PALMAR
MURCIA


Teléfono: 968889858 968889858

 EMAIL:

lapurisima@icloud.com

 

También puede ponerse en contacto con nosotros utilizando nuestro formulario de contacto.

Construida en 1615. Con archivo desde 1667. Y en 1795 es parroquia, dejando de ser adjunta de la Catedral.

ASAMBLEA PARROQUIAL

Acta de la Asamblea Parroquial

30-9-2022 a las 21h

    Convocados al inicio del mes de Septiembre por nuestros párrocos, y después de que el obispo diocesano haya hecho público su proyecto de Plan Pastoral para avanzar en sinodalidad en la Diócesis de Cartagena del curso 2022-2023, se celebró la asamblea parroquial en la Iglesia de la Purísima, reunidos no más de un centenar de personas. 

    Uno de nuestros párrocos, nos presentó una semblanza sobre el curso. Explicándonos que tras la Restauración de la vida parroquial realizada en el año anterior tras la pandemia, nos convocaban a todos, como enseña la convocatoria a consolidar todo lo puesto en marcha, y a alcanzar nuestra verdadera identidad, la que siempre hemos tenido antes de estos dos años difíciles: una parroquia de puertas abiertas y en expansión, para llegar a cuantos más mejor, para hacer que toda persona que quiera pueda encontrarse con Jesús el Cristo y su Evangelio. 

    A continuación se nos presentaron iniciativas ya embastadas. Considerar la postcomunión bajo un prisma nuevo, llamándola “Ven a la Fiesta”. Dado que el matiz de catequesis, asusta un poco a los chicos que acaban de comulgar, pues en su mentalidad de “infantes más mayores”, a ellos les parece que eso es cosa de niños más pequeños. Y ellos, al comulgar, no se sienten ya, tan pequeños, como los que aún no lo han hecho. A esto se nos presentó un material para conocer la Biblia que puede complementar, los materiales vigentes que nos ayudan a llevar adelante la Postcomunión. Vero, una catequista, nos lo ha dado a conocer a todos, a través de Wasap. Y lo hemos valorado como muy oportuno y positivo. 

    A continuación se ha comunicado los pasos que el coro dominical está dando, al acoger a jóvenes en su seno, convirtiéndose en una instancia evangelizadora. Susceptible de ser usada para alcanzar la Confirmación cuando se esté bien preparado, mediante la “Gran Catequesis” que consta de siete grandes temas, y que habrán de darse en el momento previo a la confirmación, como una una preparación intensiva. Esto también es válido para la “comunidad joven” que tan grandes frutos está dando. Así los jóvenes que les guste cantar en el coro no tendrán que realizar otros sistema formativo paralelo, ya que si el coro adopta el planteamiento que uno de nuestros párrocos les ha hecho, el mismo ensayo del coro, puede ser una ocasión de formación cristiana de primer orden. Y esto nos lo está enseñando la comunidad joven. Los jóvenes no quieren más clases de religión que es en lo que muchas veces se había convertido nuestra catequesis. Y requieren entornos vivos, en los que una manera existencial y no tanto académica, puedan conocer a Jesús y seguir sus pasos. Y esa experiencia con la comunidad joven está siendo vibrante y sorprendente. 

    Con la presencia de Paco, uno de los responsables de la pastoral diocesana del trabajo, hemos replanteado recuperar la presencia de los miembros de esta pastoral en todos nuestros grupos de jóvenes y adultos, para descubrir este matiz tan fundamental en toda viva laical. Sin el cual nada se entiende, pues es vivir alienado, existir en la Iglesia, como si sólo fuésemos amigos y familia y no también trabajadores, y ello, la mayor parte del tiempo de nuestra jornada. Con el trabajo configuramos el mundo. En este sentido se ha ofrecido la creación de la Escuela Profética. Para cultivar la espiritualidad del que inmerso en su tiempo y en el mundo, pretende configurarlo y transfigurarlo movido por el Espíritu de Dios. Leer un texto profético, expresar que nos hace pensar, que nos hace sentir y como nos lleva a actuar, para terminar invocando al Espíritu Santo. Puede enriquecernos mucho. Podríamos empezar por Jeremías. 

    Se anuncian dos convivencias familiares, una en noviembre y otra en febrero, pues descubrimos que esta práctica es importante en la expansión de nuestra comunidad parroquial. 

    Del mismo modo se plantea la vuelta a la total normalidad de la catequesis infantil, tanto en lo que afecta a grupos, salones, misas, y fechas de comunión. 

    Por último se nos anuncia cuando da comienzo el curso, y cuando comienza la reunión de la Biblia y la oración.

    Una vez propuestos todos estos puntos, los párrocos pasan a explicarnos el plan pastoral diocesano presentado por el obispo para este curso, remarcando la necesidad de cuidar nuestra conversión personal, nuestra vida interior, con el libro de Evan Pilkington Aprender a Vivir publicado por Sal Terrae. Remarcan la importancia de cuidar la sinodalidad por medio de la celebración de estas asambleas, nos invitan a proseguir nuestra tarea tan experta en los primeros anuncios que venimos realizando desde múltiples instancias y se nos muestras los distintos cursos y apoyos que la diócesis nos ofrece para este curso. También nos queda claro que al menos uno de nuestros párrocos no es favorable a la planificación por objetivos de la vida pastoral, pues una pandemia, totalmente inesperada, tiene capacidad de truncar cualquier programación, y por tanto, ante la exposición a lo indeterminado, es más preferible, afrontar la realidad pastoral desde el enfoque del KAIROS, o sea, del momento oportuno, que en cada momento se nos plantea para dar un paso adelante en nuestro ejercicio pastoral. 

 

    A continuación divididos en grupos, y durante unos cuarenta minutos, debatimos la pregunta: ¿Como podemos consolidar la expansión?, y tras recoger todas las respuestas ponemos en común todas las conclusiones, que son las que siguen:

 

1.GRUPO 1: 

  • Seguir creciendo en nuestra Fe, para poder manifestarla con alegría.
  • Incentivándola en nuestra familia y aledaños (amigo, trabajo…).
  • Tratar de liberar corsés y modificar Clichés añejos que haga seguir haciendo más atractivas las actividades parroquiales.
  • Creemos desde nuestro grupo de familias, que llevamos un buen camino (y no somos kikos).

 

2. GRUPO 2:

  • Que al frente de los grupos estén catequistas formados y con vocación de formación continua. 
  • En cuanto a los jóvenes escuchándoles e intercambiar experiencias con ellos y acercarnos más a la realidad social que ellos viven ahora, dándoles libertad de ser ellos mismos.
  • Con esas experiencias que aprendemos y aprenden los jóvenes se puede invitar a más personas y al mismo tiempo aprendemos que es importante acogerlos sean como sean, y en especial, compartir con ellos LOS VALORES de la VIDA CRISTIANA.

    (EN ESTE SENTIDO MI EXPERIENCIA COMO PÁRROCO EN LA ÚLTIMA CONVIVENCIA CON ELLOS FUE MUY HERMOSA: la conclusión a la que llegamos en Calasparra en presencia de la Esperanza fue: “LA ESPERANZA NOS CONDUCE AL GOZO, Y VUELVE LUMINOSA NUESTRA VIDA. LA ESPERANZA NOS GUÍA EN EL DOLOR. QUIEN TIENE ESPERANZA SU VIDA SE TORNA GLORIOSA”. Merece la pena crecer así.)

    

3. GRUPO 3: 

  • Seguir trabajando como hasta ahora.
  • Recuperar el tiempo necesario para que los ministros extraordinarios puedan atender bien a los enfermos. 
  • No caer en el error de no acoger a los chicos que salen de las cárceles, y que han estado siendo atendidos por la pastoral penitenciaria. De hecho al final, se plantea, la necesidad de abrirnos a esa realidad para evitar que eso pueda pasar entre nosotros como ha pasado en otras parroquias. 

 

4. GRUPO 4:

  • Hay que salir de la pecera, individualmente, hay que trabajar fuera, provocar el diálogo.
  • Hay que ser comercial de la Parroquia en los ámbitos que nos movemos.
  • Cada laico debe saber a qué está llamado. Su misión en el trabajo, en Cáritas, en la Catequesis, siempre empleados en los más desfavorecidos dentro de nuestro campo de trabajo. 
  • La semilla que recibimos en la parroquia la sacamos a la calle.
  • Promoción de convivencias en familia.
  • Enamorar a los Padre.
  • Invitar a los nuevos a los distintos servicios que hay en la parroquia.
  • Promover la oración individual, el encuentro con Jesús para interiorizar y que se muestre el Espíritu en nuestro modo de actuar (como ejemplo a los demás, como iluminación interior que resplandece). 
  • Cultivar el compromiso, la responsabilidad.
  • Buscar los donde que tenemos para aprovecharlos.
  • En el mundo del trabajo, desde los sindicatos incluso, y siempre como Iglesia, buscar a los últimos entre los obreros, para caminar junto a ellos, en la búsqueda de un futuro mejor. 

 

    Finaliza la reunión con la intervención de nuestro director parroquial de Cáritas (que tiene que atender un caso de un necesitado durante el desarrollo de la misma asamblea),Él, nos esboza una radiografía de como estamos en este momento presente en el que la Crisis vuelve a repuntar causa de la guerra de Ucrania y el impacto que ella tiene en nuestras economías. Después Paco, el representante de la delegación diocesana de la pastoral del trabajo, nos testimonia el desarrollo de un precioso proyecto de ayuda a gente obrera de nuestra parroquia y nos hace valorar las luces y las sombras de dicho esfuerzo. Y nos hace descubrir a todos, como seguir trabajando, aprendiendo y dando pasos hacia un futuro mejor, porque esto, merece la pena. 

    Se anuncia la próxima asamblea para el 13 DE ENERO DE 2022 A LAS 20H. 

    Terminamos en pie pidiendo al Espíritu Santo su asistencia. Cada uno pidiendo un don con una palabra (y se dijeron muchas, tantas que al final, el párroco dijo “por los siglos de los siglos.Amén”, porque aquello empezaba a ser agobiar al Espíritu Santo), tras cada petición decíamos todos: Ven Espíritu Santo. Y en ese buen clima, terminó esta primera asamblea de nuestro curso pastoral. 

 

NOTA: No es un tema irrelevante, constatar que según el Papa Francisco ya nos encontramos inmersos en la tercera guerra mundial, y que como el covid, tal situación puede poner patas arriba todo. De hecho Cáritas ya nos ha advertido de que empieza a notar sus efectos económicos, esperemos también que algún día no tengamos que notar los efectos radiactivos del uso de armas nucleares, con las que los actores poderosos implicados en este nuevo escenario bélico, no paran de amenazarnos. Así que Purísima Concepción, Ruega por nosotros.

 

                                    CURSO PASTORAL 2022/2023

   Ante el nuevo curso pastoral que se nos presenta y que como siempre comenzará en el próximo mes de octubre, y con independencia de los distintos reclamos que tanto el Sumo Pontífice como el Obispo Diocesano puedan hacernos, nuestro principal objetivo para este año es el que sigue:

CONSOLIDACIÓN DE LA EXPANSIÓN.

    ¿Qué queremos decir? Si el año pasado os invitamos a RESTAURAR la vida de la Parroquia tras estos cursos mediatizados por la pandemia que hemos padecido, estimamos que este curso, debemos CONSOLIDAR, y para ello desarrollar todo lo que ha sido restaurado. Prácticamente la vacunación es general y el que más y el que menos, ya ha padecido este virus en sus propias carnes. Y ya parece no condicionar tanto nuestra vida, como hasta ahora. Por ello, dado que ya no hay restricciones de ningún tipo, más allá de las que personalmente cada uno decida imponerse, os proponemos la vuelta a la total normalidad. En cuanto a uso de salones de reunión, en cuanto a convocatorias de catequesis, en cuanto a reuniones de grupos infantiles, juveniles y de adultos, de todo tipo, recuperar el normal orden de las cosas para organizar bautismos, confirmaciones, comuniones, bodas, fiestas y funerales. Vuelven las propuestas de fecha de bautismo y de comuniones, puesto que no hay problema en concentrar a varias familias. Pues no podemos complicarle la vida siempre al coro y los catequistas, pues ya no hay necesidad de vivir en estado de alarma. Así que consolidar será retomar la senda de la normalidad de nuestra comunidad parroquial. 

    ¿Y cuál es la normalidad de nuestra vida parroquial? Desde que hace 10 años vinimos aquí, lo que nos encontramos, fue una comunidad cristiana muy viva. Una COMUNIDAD CRISTIANA MISIONERA EN EXPANSIÓN CONSTANTE. Nuestra comunidad es expansiva. Lo ha sido siempre y debe seguirlo siendo. Iglesia en Salida, como le gusta decir al Papa FRANCISCO, eso es lo que somos. Que importante es pensar en ello, no sólo niños y jóvenes, también padres, madres, padrinos y madrinas, amigos y conocidos, compañeros de trabajo y vecinos. Cada cual atrayendo tras los pasos de Jesús, a cualquiera que de buen grado quiera escuchar y aprender a caminar a su lado siguiendo sus pasos. 

    Por ello que se consolide todo lo que hace que nuestra comunidad cristiana se expanda. De modo que siga siendo la Iglesia con las puertas abiertas que nosotros nos encontramos y que ha sido siempre, la que ni siquiera con la pandemia se ha callado, sino que ha improvisado y creado nuevos modos de evangelizar y llegar a las gentes. Nuestra parroquia de la Purísima es una entidad abierta al futuro y a todos, movida por el Espíritu, una iglesia de pecadores sí, pero una Iglesia Viva. PUES CONSOLIDEMOS SU CAMINO, Y PROVEAMOS DE CUALQUIER MODO PARA QUE JAMAS DEJE DE EXPANDIRSE. 

    Nada más, a finalizar el verano, a esperar nuevas indicaciones diocesanas, y a proseguir nuestro camino. Y que el Santo Espíritu de Dios nunca deje de asistirnos, ni Santa Maria Purísima, San Roque y nuestro Mártir Fortunato, dejen jamás de rogar por nosotros. Recibid el mayor afecto y cariño de vuestros Párrocos Solidarios, que a partir de este 13 de septiembre comenzarán con vosotros su décimo primer año, ejerciendo como cabeza del gran cuerpo que es nuestra querida parroquia. Y quedamos todos convocados a la gran asamblea de comienzo de curso que se llevará a cabo el 30 de septiembre VIERNES a las 21h en la Iglesia parroquial. Con el objetivo de ver como podemos consolidar la expansión de nuestra comunidad parroquial. Hasta entonces meditemos el punto y conversemos con los demás de modo que podamos tomar decisiones concretas que nos ayuden a ello. Un fuerte abrazo a todos.  

 

Andrés y Antonio Presbíteros +

 

 

 BALANCE FINAL DEL CURSO 2021-2022

 

 Andrés Marín Navarro, párroco solidario de esta, doy fe de que:

    Al inicio de este curso, aún inmersos en la pandemia, pero ya más amortiguada por el efecto de las reiteradas vacunaciones generales, reunidos en asamblea parroquial, decidimos convertir en lema del curso: “reconstrucción de la vida parroquial”, tras el impacto tan demoledor para la vida pastoral de estos dos años de pandemia. Tal objetivo se ha cumplido en gran medida.

    Se han restablecido todas las catequesis presenciales, salvo un mes tras la navidad, debido a un repunte pandémico. A lo largo del curso, se ha quitado la obligación legal de portar la mascarilla en todas las reuniones pastorales y litúrgicas. Se han terminado de poner al día las comuniones atrasadas que aún eran muchas. Las asambleas parroquiales se han centrado en responder a los cuestionarios propuestos por el sumo pontífice con motivo del sínodo sobre la sinodalidad en la Iglesia. Dichas respuestas fueron enviadas a la diócesis de Cartagena y también a Roma, desde donde se nos agradeció mediante nota escrita de la oficina papal nuestra implicación y nuestra toma en serio de la propuesta papal. Se ha realizado una preciosa convivencia matrimonial que ha nutrido los grupos de adultos y matrimonios con nuevos miembros. Se ha restablecido la pastoral de la salud, en términos generales: visitas, comuniones y presencia de los sacerdotes. Los coros parroquiales, ministros extraordinarios y servicio de lectorado se han restablecido con normalidad. La escuela bíblica y las oraciones de los viernes se han restablecido y mantenido a lo largo de todo el curso. Cáritas ha seguido realizando sus servicios con la misma eficiencia de siempre, y nuestro presidente, ha sido llamado a colaborar con Cáritas diocesana por méritos personales y profesionales, más que demostrados. Varias convivencias y actividades juveniles se han llevado a cabo, es más, la pastoral juvenil ha experimentado un enorme desarrollo, que nos tiene a todos, maravillados y agradecidos.  Sólo ha faltado un grupo de adultos que restablecer su ritmo habitual. El cementerio parroquial ha afrontado una crisis de gestión que nos ha preocupado mucho, pero que se ha resuelto de una manera adecuada y se han puesto las bases para evitar en lo sucesivo que crisis como esta puedan repetirse. Al menos eso es lo que se pretende y se intenta hacer. Dos turnos de confirmaciones se han celebrado y el cuidado de los adultos ha sido sorprendente, y ha dado grandes frutos que están enriqueciendo mucho la comunidad parroquial. Bautismos y bodas han vuelto a la normalidad, con sus respectivos procesos preparatorios. La economía parroquial está recuperándose progresivamente y hemos recibido una grata noticia: la diócesis ha perdonado la deuda que esta parroquia tenía con ellos, fruto de la gestión que se hizo de la deuda creada a partir de la restauración del templo parroquial realizada por uno de los párrocos anteriores. Y era una deuda más que sustancial y de miles de euros. Lo que por fin ha devuelto a la economía parroquial la normalidad y la paz que tanto necesitábamos. La hermandad del Beato Fortunato ha restablecido sus actividades para generar fondos con los que poder nutrir las múltiples ayudas que realizan. La Semana Santa pudo celebrarse con fruto, y hasta el encuentro del Domingo de Pascua pudo restablecerse. De igual modo los rosarios de la Aurora se volvieron a celebrar, aunque aún no se hicieron en la calle, sino en la Iglesia. Las dos despiertas, los actos navideños, los via crucis, los mayos, y otros actos se han restablecido sin problema alguno. La vida parroquial ha vuelto a lo suyo. Hasta en la cena final de curso con los catequistas. 

    Eso es lo más relevante del curso que finaliza. Los que aún no habíamos enfermado con esta plaga, al final, la hemos pasado (incluido yo y mis familiares), y parece que la hemos superado positivamente al parecer por influjo de las vacunas. Además nos ha afectado en Julio, cuando la vida pastoral parroquial está muy reducida por el descanso estival, y no se ha visto afectada ni la vida pastoral ni la litúrgica. Porque con la generosidad de varios compañeros hemos conseguido no dejar en la estacada ninguna misa ni celebración sin celebrar, ni siquiera estando de vacaciones uno de nosotros, y aunque varios días de la semana, no se ha podido celebrar la misa diaria, ningún precepto ha dejado de poder cumplirse de manera adecuada. Hasta para enfermar nos han ayudado. 

    El Espíritu no cesa de alentar. Y gracias a su aliento hemos podido restaurar la vida parroquial tras esta larga y problemática situación. Esperamos que nos guarde en su amor y nos siga impulsando tras sus pasos. Nada más. Felicidades a todos y muchas gracias por vuestro arrojo y valentía en estos tiempos difíciles.  

 

 

Andrés Marín Navarro

Presbítero Párroco In Solidum

 

LA PREGUNTA FUNDAMENTAL QUE TENEMOS QUE RESPONDER ES:

 

    Sinodal es “Caminar juntos”. ¿Cómo se realiza esto en nuestra iglesia particular y que pasos hay que seguir dando, movidos por el Espíritu Santo, para crecer en esta dirección?.

 

PREGUNTAS QUE DESARROLLAN ESTA GRAN PREGUNTA:

 

  1. COMPAÑEROS DE VIAJE: ¿Si todos caminamos juntos en la Iglesia quienes quedan al margen?.
  2. ESCUCHA: ¿Qué voces a través de las que nos habla Dios hoy ignoramos, por prejuicios, en el seno de la Iglesia?.
  3. HABLAR CLARO: ¿Se permite o se impide hablar con valentía, franqueza y responsabilidad en nuestra Iglesia o alguien habla en nuestro nombre sin haber sido elegido por ella?.
  4. CELEBRACIÓN: ¿Se permite la participación activa de los fieles en la liturgia para que inspiren sus decisiones más importantes?.
  5. COMPARTIR LA RESPONSABILIDAD DE NUESTRA MISIÓN COMÚN: ¿Qué impide a los bautizados ser activos en la misión y recibir el apoyo necesario en sus diferentes campos de acción?.

………………………………………………………………………………………….

 

  1. EL DIALOGO EN LA IGLESIA Y LA SOCIEDAD: ¿Se promueve el diálogo en nuestra iglesia particular: parroquia, diócesis e incluso, interdiocesano?.
  2. ECUMENISMO: ¿Mantenemos diálogos abiertos con otras confesiones cristianas o tenemos dificultades para llevarlos a cabo?.

 

 

  1. AUTORIDAD Y PARTICIPACION: ¿Cómo vivimos en la Iglesia el trabajo en equipo y la corresponsabilidad?. 
  2. DISCERNIR Y DECIDIR: ¿cómo se promueve la participación en el proceso de discernimiento y decisión dentro de las estructuras jerárquicas de nuestra Iglesia?.
  3. FORMARNOS EN LA SINODALIDAD: ¿Cómo somos formados todos para que sepamos cada vez más caminar juntos, escucharnos unos a otros, participar en la misión o dialogar, para promover el discernimiento comunitario y el ejercicio de la autoridad de forma sinodal?. 

 

RESPUESTAS DE LOS FELIGRESES DE ESTA, REUNIDOS EN ASAMBLEA PÚBLICA Y GENERAL

 

11- DICIEMBRE - 2021

GRUPO 1.

    + 1. COMPAÑEROS DE VIAJE: Podemos interpretar 2 respuestas a esta pregunta. a) Los que se quedan al margen apartados por las normativas, intransigencias, preceptos…por parte de la “Iglesia”. b) los que se apartan de la Iglesia por no sentirse ni representados, ni escuchados, siendo la propia Iglesia la que no incide en qué cambiar para que esa gente vuelva a caminar junto a nosotros. 

 

    + 2. ESCUCHA: Las que indicamos en el anterior punto b) principalmente.

 

    +3. HABLAR CLARO: Entendamos que se permite, o se deja, otra cosa es que se tenga en cuenta, sea escuchado, no sea vilipendiado por sus opiniones contrarias a los estamentos jerárquicos y contraríe sus palabras. Lo mismo que puede pasar con lo que estamos opinando en esta encuesta. 

 

    +4. CELEBRACIÓN: Si entendemos que esta pregunta se puede referir a si inspira o ayuda en nuestras decisiones en la vida, decimos que sí, la participación activa nos ayuda mucho.

 

    +5. COMPARTIR LA RESPONSABILIDAD DE NUESTRA MISIÓN COMÚN: Lo único que lo impide es su propia decisión, por lo cual tenemos que abrirle camino para su participación.

 

GRUPO 2.

A la pregunta fundamental respondemos: Se camina junto dentro del plan diseñado por nuestro párrocos conocedores de las necesidades pastorales. Pero se constata también falta de interés en personas que acuden a la Iglesia regularmente. 

 

    + 1. COMPAÑEROS DE VIAJE: Quedan al margen los no creyentes y aquellos cuyas ideas son inamovibles o no quieren entrar en diálogo. 

 

    + 2. ESCUCHA: Hay interés ya que quien ofrece su palabra son personas formadas o con vivencias que despiertan interés.

 

    +3. HABLAR CLARO: La libertad de expresarse sitúa a las mujeres en primera linea. Algo que debería reconocerse de una vez por todas y de modo categórico.

 

    +4. CELEBRACIÓN: Se participa, se propone…pero las decisiones últimas las toman los párrocos.

 

    +5. COMPARTIR LA RESPONSABILIDAD DE NUESTRA MISIÓN COMÚN: A los bautizados no les impide nada ni ninguna circunstancia el poder ser activos. 

 

GRUPO 3.

    + 1. COMPAÑEROS DE VIAJE: Los que están en la Iglesia sin ganas de nada. Todos los que no están de acuerdo. Los jóvenes, falta más trabajo dentro de casa. Dentro todos estamos juntos, se autoexcluyen los de fuera. Los que vienen en momentos puntuales (boda, comunión, etc). Los que tienen falta de compromiso y falta de motivación. Resulta descorazonador que haya poca gente dentro. 

 

    + 2. ESCUCHA: Sin prejuicios para escuchar. Y ofrecer “Iglesia” para formar parte de ella realmente. Por evitar el “problema” no se ofrece. Por miedo a ser tachado en la sociedad. Por temor a ser rechazado o hacerlo sentir tonto o ignorante.

 

    +3. HABLAR CLARO: No. Fuera del grupo de parroquia, no se siente uno escuchado a nivel diocesano. Dentro de la parroquia no hay ningún problema. Han hablado por mi en algún momento puntual. En el consejo de pastoral diocesano se dan respuestas o cargos sin preguntar. 

 

    +4. CELEBRACIÓN: Se permite formar parte de la liturgia (lecturas, etc). No permiten tomar decisiones importantes a los laicos o en temas como propuestas de reparaciones, presupuestos , etc. No por miedo a que la gente se ofenda y se vaya.

 

    +5. COMPARTIR LA RESPONSABILIDAD DE NUESTRA MISIÓN COMÚN:     Falta de valores en las familias, no siguen acompañando a formar parte de la Iglesia. Los catequistas muestran la Iglesia durante los dos años de catequesis para la comunión, pero no invitan y animan a continuar lo suficiente. En misa, se separaban a los niños cuando aún no han hecho la comunión de los que sí la han hecho. Falta sembrar en los padres, establecer una base en casa de continuidad. Falta compromiso.

 

GRUPO de Cursillistas.

    + 1. COMPAÑEROS DE VIAJE: En nuestra Iglesia caminamos juntos a través del plan diseñado para atender la misión pastoral en todos los ámbitos. Procurando buscar encuentros con los alejados y los que no conocen a Dios. Ejemplos, padres de niños de bautismo, de comunión… Al margen suelen quedar los que tienen ideas inamovibles o que no quieren entrar en diálogo. 

 

    + 2. ESCUCHA: En general la escucha atenta, ya que quién ofrece su palabra suelen ser personas que tienen formación o vivencias que despiertan interés. Desde la conciencia de que escuchar tiene motivos valiosos como ir descubriendo que dice Dios a través del otro. En caso de divergencia en las opiniones en algo fundamental, la persona que ha crecido en la fe, porque vive el evangelio como “arrebato de amor permanente”, escucha pero no impone ni se distancia de quien opina diferente, ya que en general hay un mundo sin Dios a nuestro alrededor y lo lucrativo es lo más valorado, constatándose que es incrédulo ante cualquier propuesta ética…y que por nuestra parte no es cuestión de estrategias, sino de manejar la gracia en cada momento, para atraer y que de ella se beneficien cuantos más mejor. Las minorías son escuchadas, por personas debidamente formadas y adecuadas que atentamente, recogen y se involucran en las marginaciones y problemas vitales, circunstanciales o estables, que comparten e intentan poner en práctica soluciones posibles. En esta comunidad parroquial, los laicos tienen su voz reconocida y tenida en cuenta, estando las mujeres en primera linea para poder expresar sus ideas y visión.

 

    +3. HABLAR CLARO: Aquí la valentía y franqueza para hablar claro, se constata que es una actitud permanente sin cortapisas, dentro de la responsabilidad personal o grupal. Las asambleas parroquiales es el lugar donde se expresa lo que es importante en nuestro ámbito y desarrollo de la actividad misionera que se está realizando, sus fortalezas y sus debilidades…para recibir apoyo de quienes se pueda recibir. La comunidad parroquial canaliza, a través de sus párrocos la relación con los medios de comunicación. 

 

    +4. CELEBRACIÓN: Se promueve la celebración compartiendo el camino que juntos se está haciendo, aunque, cada persona según sus carismas, preparación y posibilidades esté en el punto adecuado. Pero es una tarea común en nombre de la Iglesia. Se celebra lo que se vive, siendo estos momentos litúrgicos comunitarios lo que alimenta y sostiene la comunión en la vida y en la misión. Hacia dentro: Con una renovación interna, de nuestros pequeños grupos y comunidades, fundamentada en la formación evangélica, revitalización sacramental y oración (estando con Alguien que nos quiere). Hacia fuera: Atendiendo a los que esperan, aún sin saberlo, nuestro testimonio de fe, teniendo presente que el testimonio es mejorable en muchos casos. 

 

    +5. COMPARTIR LA RESPONSABILIDAD DE NUESTRA MISIÓN COMÚN: La transmisión de la fe desde su raíz, con dedicación especial, a niños, jóvenes y familias. En la parroquia tienen libertad y apoyo sus feligreses para colaborar en compromisos sociales dirigidos al bien común. Los bautizados en gran número no tienen motivaciones para acercarse a la Parroquia. Tal vez porque conservan la idea de cumplimientos y prohibiciones, sin que hayan tenido la oportunidad de encontrar y conocer, que la Gracia y la Misericordia es la actitud de acogida en el seno de nuestra comunidad parroquial. Creo que hacen falta personas formadas auténticos enamorados de la Palabra, convertidos a través de ella, en auténticos Lideres para que la Gracia y Vitalidad que en sí contiene, no se ahogue en pietismo, a veces sin Espíritu de libertad y vida. Cuando hay necesidades dentro de la misión (catequistas, lectores, ministros extraordinarios, etc.) se comparte en los grupos para discernir quienes pueden atender mejor la petición misionera, puesta en nuestro conocimiento. 

 

RESPUESTAS DE LOS FELIGRESES DE ESTA, REUNIDOS EN ASAMBLEA PÚBLICA Y GENERAL

(Cada R representa la respuesta de un grupo de feligreses)

22- ENERO- 2022

    +6. EL DIÁLOGO EN LA IGLESIA Y EN LA SOCIEDAD:

    R.– A nuestro nivel, nivel de parroquia o iglesia particular, SI por supuesto, aunque a veces bien sea por falta de medios o por falta de personal la respuesta que quizás se espera no es la deseada, también es verdad que falta relación y comunicación entre las demás parroquias. Se promueve el diálogo en la parroquia a pesar de que el grado de participación no es el deseado. Con ilusión generalmente, empatía y humildad, adaptándonos a las circunstancias de cada momento. 

    R.- Nuestra parroquia si promueve diálogo a través de las múltiples convocatorias de los párrocos. La Diócesis poco promueve el diálogo y la escucha del Pueblo de Dios.

    R.- El diálogo de la Iglesia con la sociedad es nulo, no lo hay. Cuando nos convocan a nivel diocesano asistimos a las reuniones. Falta juventud en la Iglesia. Y tratamos de dialogar en los salones parroquiales, las asambleas y los encuentro de grupos. Y comprometernos con los pobres y la sociedad. 

    R.- Es necesario promover más el diálogo, para valorar y enriquecer la unidad de todos.

 

    +7. ECUMENISMO:

    R.– En realidad nuestro conocimiento al respecto es nulo. No conocemos la realidad de esta acción. Sin embargo, y conociendo la predisposición de nuestra parroquia al diálogo, es posible que SI, que (si no lo ha habido) pueda haberlo sin ningún problema. No mantenemos diálogo con otras confesiones religiosas ya que nos falta salir de nuestro estado de confort dentro de la iglesia e iniciar una apertura total al resto del mundo. Dando más responsabilidad a los seglares en las distintas pastorales o ministerios. 

    R.- Las experiencias son escasas, se han ceñido a celebraciones puntuales por la unidad de los cristianos y se desconocen las causas de por qué esto ha sido así.

    R.- Ninguna, compartimos el mismo afán por seguir a Cristo, necesitamos darnos cuenta que seguimos al mismo Dios y nos respetamos más que antes. Pero falta comprensión.

    R.- No vivo ninguna relación con otras confesiones cristianas. Se debería estar más abiertos.

 

    +8. AUTORIDAD Y PARTICIPACIÓN:

    R.– Entendemos que la corresponsabilidad dentro de la Iglesia católica es aquella acción dentro de nuestra parroquia que pretende fomentar el DAR, pretende fomentar la GENEROSIDAD, y (como no) fomentar la SOLIDARIDAD. Tanto en este apartado (corresponsabilidad) como en el apartado del trabajo en equipo decimos que no existe lugar en ninguna parroquia como la nuestra donde el espíritu de equipo y corresponsabilidad sea mayor, sin embargo como hemos dicho anteriormente, bien haya sido por falta de medios, bien haya sido por las circunstancias tan atípicas que últimamente hemos vivido, no se han podido llevar a cabo de la forma y manera deseadas. Seguimos siendo muy cómodos y cuando vemos que alguien se implica no nos acercamos a colaborar o ayudar. Hace falta más implicación por parte de la comunidad cristiana de nuestra parroquia.

    R.- El trabajo en equipo se vive dentro de los distintos grupos concretos que hay en la Parroquia, y que a pesar de la libertad propia, siempre está la voz autorizada de los párrocos. Algunos grupos colaboran con la tarea de otros. 

    R.- Ver, informar y actuar. En la Iglesia local los presbíteros y las asambleas parroquiales son los que marcan las directrices. De modo que el presbítero y un grupo de trabajo. Y a través del presbítero según la necesidad. 

    R.- Hay que fomentar la responsabilidad y participación en los trabajos de la parroquia. Faltan decisiones serias y comprometidas. Estamos acomodados a nuestras costumbres. 

 

    +9. DISCERNIR Y DECIDIR: 

    R.– Esta pregunta es una pregunta cuya respuesta para nosotros es muy difícil de responder dado que desconocemos el procedimiento que se haya podido llevar a llevar a cabo llegado el momento en cuestión. Sin embargo entendemos, y confiamos por las ocasiones que en memos medida hemos conocido que las respuestas dadas (según cada situación) habrán sido consensuadas por los miembros responsables de las mismas, actuando y decidiendo en cada momento las más adecuadas. Se intenta llegar al mejor acuerdo posible para que la vida en la parroquia funcione lo mejor posible. 

    R.- Desde la centralidad de los párrocos se consulta a los laicos en ocasiones, por cuestiones internas de la Parroquia, también respecto a directrices que vienen marcadas desde el Obispado, o de otro estamento desde donde se requiere la participación y respuesta discernida de los laicos comprometidos en la Parroquia. Se observa poca participación, ya que a pesar de la difusión de las llamadas, pocos responden en algunas ocasiones.

    R.- Nos sometemos a las decisiones de los párrocos. Poniendo los métodos en común. Intentando dar nuestras opiniones. Sí hay veces que sí. Dentro de los grupos. Los laicos no tenemos herramientas para promover esa transparencia. Comunión y oración. 

 

    +10. FORMARNOS EN LA SINODALIDAD:

     R.– A través de la escuela de la Palabra. A través de la oración, del silencio para escuchar a Dios y para dialogar y escucharnos unos a otros, por ejemplo las reuniones de las familias o parejas. Ya sabemos que el significado de la palabra “sinodalidad” significa hacer camino juntos, hacer mi camino, cuyo destino no es otro que el reino que nos prometió Jesús. La formación necesaria para llevar a cabo esta acción ha de tener su base en algo para nosotros sencillo pero a la vez fundamental el RESPETO Y EL COMPROMISO, llevándolo a cabo con dos premisas: LA “ESCUCHOTERAPIA” (tan nombrada por nuestro papa Francisco) y de la EJEMPLARIDAD. (Dar ejemplo con nuestros actos es la mejor de las acciones para conseguir el proyecto deseado.) 

    R.- Se observa necesidad de despertar interés por la andadura conjunta eclesial, ya que es la esencia para la misión, sin confusiones de proyectos personales, ya que no significa uniformidad, sino llevar la pluralidad conjuntamente, para compartir la riqueza que se pueda adoptar, ya sea individual o entre grupos, con el consenso y autoridad de los párrocos. 

    R.- Caminamos juntos y dialogamos. La que ofrece la parroquia liderada por los párrocos. 

    R.- Formación para caminar hacia un diálogo de encuentro buscando igualdad de todos. 

 

GRUPO:  2 párrocos solidarios y un sacerdote hijo de esta parroquia que es doctor en medicina y ejerce como tal en un hospital.

 

        + PREGUNTA FUNDAMENTAL: formamos parte de una misma institución, con mayor o menor adhesión personal a ella, aunque la vinculación personal con Cristo Jesús, más o menos formada, sea intensa y veraz. Pero formar parte todos de un mismo tejido humano, no significa, caminar juntos. Creo sinceramente que esto sólo se realiza en un grado ínfimo, en un marco personal, pero cuando uno mira hacia arriba, siente la misma vinculación con esas instancias, como un ciudadano se siente unido a los responsables públicos de su país. No es infrecuente por ello, encontrar entre la gente, a muchos que dicen creer en Dios (lo que incluye a Jesús más o menos desfigurado), pero no sentir empatía alguna por su Iglesia (que normalmente suelen ser los super clérigos, que ni siquiera el cura de pueblo con el que, a veces, (si no está muy ideologizado) es posible entenderse. Aunque se le suele mirar más como un profesional, que como a un hermano. Lo sinodal a pie de calle en nuestra diócesis, no se percibe.

    No se realiza tal cosa. Así que hay que dar todos los pasos, pues no se ha dado ninguno: corresponsabilidad, el distinto no es un enemigo, pues cada hermano es distinto aunque tenga la misma madre, todos buscamos un mismo fin, todos hacen crecer. No sólo debería contar la voz plenipotenciaria del obispo, pues el Espíritu habla por todos. Que la vida del cura no dependa económicamente del obispo, para evitar el miedo a que te dejen caer. O qué se revise el celibato de una vez por todas porque eso a la larga te condena a estar solo, y a que te tengan cogido por salvase la parte, pudiendo destruirte económicamente en cualquier momento o condenarte a la soledad solo por discrepar. Dándote la espalda en todos los ordenes como a veces ocurre con las sectas cuando uno de sus miembros lo deja. Es triste ver curas muy mayores trabajando hasta edades que superan los 80 años, y todo por no quedarse abandonados y solos, y así, aún que ya no pueden con sus almas, seguir teniendo algo para sentirse abandonados y olvidados por todos para siempre.     

 

    + 1. COMPAÑEROS DE VIAJE: No todos caminamos juntos en la Iglesia así que queda mucha gente al margen. Se nos cuantifica en las encuestas y en las estadísticas, pero nada más. En el fondo se nos trata y mira como a “ganado” y poco más. La inmensa mayoría de la gente con la que convivo no se siente participe de las decisiones de la “super iglesia”. Y muchos lo escenifican dejando “VACIO SU SITIO EN LA IGLESIA PARROQUIAL”. 

    Todos los que no entran dentro de los clichés de los que se consideran puros, quedan excluidos. Los que no salen en la foto, esto es, los que no son uniformes, los que son tenidos por “herejes” o no piadosos.

 

    + 2. ESCUCHA: Se ignora la voz de cuantos no empatizan con nosotros, que son muchos. Y de los que sí lo hacen, se ignora la voz de todos aquellos que no nos resultan útiles para nuestros propósitos. Y los que no son escuchados unos u otros, pues simplemente, se toleran como ruido de fondo, al que no hay que prestar especial atención. Pues lo único que realmente cuenta es la “cosa nostra”. Al menos es de agradecer que ya no te juzguen y condenen, y que te dejen vivir, siempre y cuando, no te hagas ver públicamente como una anomalía. 

    Los laicos, el clero suele ser ninguneado, los órganos que lo representan no valen para nada, son papel mojado, siendo así que no debería haber jerarquía en cuanto al pensamiento, eso es lo que se ofrece.

 

    +3. HABLAR CLARO: Molesta mucho al que no has elegido para que hablar en nombre nuestro, que digas lo que piensas con valentía, franqueza y responsabilidad. En treinta años y pico, que soy católico militante, es lo único que he podido comprobar y vivir en mis propias carnes. Al final te catalogan de “raro”, te esquivan y prosiguen su marcha, como si no existieras.

    Mucho fariseísmo, mucha careta, utilizamos el “todos” cuando realmente no es así; pues salvo el credo y poco más, en lo demás hay una gran diversidad que no se recoge ni se expresa. Es más molesta la valentía y el riesgo de una amenaza de traslado o de se tachado de impuro como un leproso campanillero, no permiten a muchos ser libres de expresar sus verdaderas opiniones.

 

    +4. CELEBRACIÓN: Se nos permite la participación como figurantes de eventos llamados litúrgicos, para que sean muchas las caras que se ven, pero ocupar un sitio, o hacer bulto, no es participar en nada. Es más las liturgias están pensadas para asistir no para participar. Se puede contribuir al espectáculo, pero el director de la obra es otro. Yo no me siento protagonista de una obra de teatro interactiva, por más que en algún momento, los actores de la misma, pretendan integrarme en la trama, el que dirige es otro. Así que simplemente asumo que soy espectador, interactivo a lo sumo, pero no un miembro activo en el desarrollo de la acción. 

    En las grandes celebraciones se nos considera floreros, y protagonistas son los justos, que a veces, de tanto querer serlo, parecieran no darse cuenta que el único protagonista real de todo es Cristo Jesús.

 

    +5. COMPARTIR LA RESPONSABILIDAD DE NUESTRA MISIÓN COMÚN: Que apenas si se les escucha, incluso apenas si se les ama realmente, que se los suele ignorar. Es curioso que si se pregunta a gente cristiana de a pie acerca, por poner un ejemplo, de la moral sexual del catecismo católico, la inmensa mayoría, está radicalmente alejada de cuanto ahí se afirma, y mantiene a las claras, que la Iglesia en este tema hace mucho que está equivocada y dando múltiples palos de ciego. En otros temas como la relación con la ciencia ocurre lo mismo. La mayoría de la gente, sabe que en las “cosas de vivir”, el catecismo, hay que dejarlo un poco aparcado. Y suele percibir a quien no lo hace como gente rara a la que es mejor no hacer caso y alejarse de ella. Ya que aunque suelen ser pocos, son muy gritones, y se consideran los perfectos. A estos la gente los considera carentes de sentido común. Y curiosamente se extrañan con alegría de encontrar un eclesiástico con quien se puede hablar y que piensa más en la persona, que en los códices clericales de distinto tipo. 

    La cobardía frente a un mundo hostil, el miedo a ser señalados, al que dirán, al mundo secularizado, además cuando se percibe que la jerarquía lo que trata es de quedar bien, inconsciente de que vive en un mundo secularizado, en una sociedad hostil, y lo que tratan es de hacer componendas sin asomo alguno de voces proféticas entre ellos. O cuando incluso algún obispo ha llegado a decir, que hacer asociaciones de médicos católicos es una tontería. 

 

    +6. EL DIÁLOGO EN LA IGLESIA Y EN LA SOCIEDAD: En la mayoría de las reuniones (salvo el arciprestazgo), se nos lleva para escuchar, y los ruegos y preguntas se llevan al final, y se insiste en que la hora de comer se acerca, para que no se alargue el tema en exceso. Es más la mayoría de los participantes no hablan, por miedos más o menos justificados, porque están allí para cumplir con el expediente y porque creen que no sirve para nada. La verdad es que cuando te ponen a escuchar dos horas y media, y dan la palabra a 50 personas (por ejemplo) durante 20 minutos, el mensaje que se emite es claro: tú aquí vienes a escuchar y tu aportación tampoco es que nos haga mucha falta. 

    No, siendo arciprestes (y los tres lo hemos sido), nunca nos preguntaron nada. Entre los curas párrocos hay de todo: más dictadores y más abiertos a escuchar y caminar con sus hermanos laicos. De hecho en encuestas anteriores como esta se nombraron a dedo los representantes definitivos, ignorando a los elegidos, y la gente quedo defraudada. Pues se manipuló el proceso de acuerdo a los intereses de unos pocos.  

 

    +7. ECUMENISMO: Las confesiones religiosas que nos rodean son o postcristianas o pertenecientes a otros credos religiosos. Los musulmanes suelen acudir a pedir ayudas de todo tipo, pero no a debatir nada religioso. Realmente buscan comida, servicios varios, papeles de distinto tipo, y cosas por el estilo. Pero el debate interreligioso, ni lo plantean, ni les parece interesar. Tienen claro lo que quieren ser y lo tuyo les importa poco. Y en cuanto al mundo de las sectas: testigos de Jehová, mormones, adventistas o evangelistas (que aunque se dicen protestantes, realmente actúan igual que los anteriores), lo único que quieren es atacarte y ponerte ante los ojos de sus fieles como el anti tipo a combatir. Eres la competencia y hay que acabar contigo para quedarse con el mercado de las “almas”. Y no hay ninguna muestra de afecto. Por nuestra parte una tolerancia muda, es cuanto podemos ofrecer, y la caridad a quien lo solicita sin más consideración que es un ser humano, y se merece toda nuestra atención y cariño. Es persona y eso es lo que cuenta. En ocasiones si he convivido con otros cristianos, en Bulgaria fue precioso, en Alemania igual, en Jerusalén en cambio, en el Santo Sepulcro, fue vergonzoso y horrible, escandaloso. Pero la impresión que siempre tengo, es que en este tema salvo, amar, poco más puedo hacer, porque los “doctores de mi iglesia” deciden lo que toca y hasta donde se puede, y no caminan conmigo, ni con otros para decidir eso, sino que ellos lo saben todo, y no piden más opinión. Con lo cual: punto pelota. 

 

    +8. AUTORIDAD Y PARTICIPACIÓN: Pues cada uno en su parroquia suele hacer de su capa un sayo. Y en la reuniones se asiente a todo lo que te dicen, alguna vez se hace un comentario leve, y sin mayores consecuencias. En el arciprestazgo donde solemos ser muchos menos, la gente, suele decir lo que realmente piensa, y disiente la mayoría de las veces de lo que se suele plantear, y al final lo que más valora es ese rato de charlar con compañeros y comer juntos. Y después cada cual a su casa, a sus propias tareas y sin complicarse mucho el quehacer diario con otro tipo de planteamientos. 

    Nos da la risa. Sabemos que somos un peón del ajedrez, no se piensa de hecho ni en el párroco ni en la comunidad parroquial cuando se hacen los traslados, y todo parece que es una mera manifestación de la voluntad de poder del que manda sobre los demás. 

 

    +9. DISCERNIR Y DECIDIR: Se hacen convocatorias de cuando en cuando, para que los seglares y algunos clérigos vayan y se expresen. Luego se hacen textos de distinto tipo, a veces se crean entes, y bueno, la impresión es que “todo ha de cambiar para que todo pueda seguir siendo lo mismo”. En el seminario había un lema episcopal que siempre me resultó muy clarificador de cuales eran los criterios vigentes y perennes de una buena monarquía absoluta: “Obedientia Tutior”. Y eso es todo. El que se atreve a intentar discernir o influir en las decisiones, rápidamente es tildado de desobediente y sospechoso. Y se le impone la pena de la invisibilidad mientras no haga cosas públicas. En el fondo, se le rechaza, y en las formas se le esquiva. Al menos no se le aniquila por subversivo, como sí ocurría en otros momentos, en las monarquías absolutas. Vivir en la “gran iglesia” es aceptar que formamos parte no de una comunidad sinodal, sino de una suerte de imperio absolutista con sus curias y sus cortes, que nada tiene que ver con la teología que predica de sí misma, donde a veces lo que importa es la pompa y la circunstancia, y con discursos que se quedan en palabras vacuas que mañana se olvidan y a seguir, con la marcha de todo, tal cual estaba. Así que al final, asumes que otros disciernen y otros deciden, y tú, tratas de vivir conforme al Evangelio en tu ambiente más inmediato. Y si algún compañero en un momento te insiste en pensar en todo esto, al final, llegas a la conclusión de que no te pagan para esto. Y que no es tu cometido. Por más que se intente disimular la iglesia ha venido funcionando desde el “ordeno y mando”, y esto no es nuevo. En la iglesia no hay democracia real por ninguna parte, si hay mucho nepotismo personal e ideológico, y eso del “Sensus fidei” del Pueblo de Dios, se sabe pero no se usa, ni se predica mucho. Pues siempre se suele decir que igual es mal interpretado y nos quitan la Iglesia a los que somos sus dueños. 

    Nos sonrojamos de que se nos pregunte esto, en todos los años que somos curas (entre 15 y 30 años), jamás nos han preguntado que opinamos sobre nada, cosa que contrasta con el sistema educativo o sanitario que conocemos de cerca, donde todo se vive como algo normal, y los gerentes de alto nivel o medio nivel, hablan con empleados de a pié para mejorar el servicio que se presta. 

 

    +10. FORMARNOS EN LA SINODALIDAD: No se nos forma para eso. Nunca se ha hecho. Y ahora la impresión que da es que todo esto es una suerte de postureo mediático, que no conducirá a nada, más allá de la vida del Papa reinante, al que no pocos, “soto vocce”, le desean la muerte y su cese, porque dejarlo de papa emérito, podría darnos dolor de cabeza, por su modo de hablar con los medios de comunicación social.  Todo esto son palabras vacías que no van a ninguna parte. Esa es la sensación que tengo y que comparto con muchos. 

    Lo único que se ofrece son ejercicios espirituales ñoños y transidos de espiritualismo vacuo y pietista, devocionalismo desencarnado, o conferencias aburridas e inconexas y sin mucho fuste o fundamento. Además en más de una ocasión se bloquea el que los sacerdotes puedan estudiar materias civiles o religiosas, y sólo se permite hacerlo a los amigos del que dirige el ejecutivo en ese momento. Y a los demás se les dice que quien obedece no se equivoca y con esto se resuelven los problemas. 

 

Testimonio personal de Andrés Marín Navarro, uno de los párrocos solidarios sobre el particular

    Cuando oro en mi Iglesia parroquial, miró al fondo del pasillo que suele estar oscuro, y al final, iluminado por las lámparas está el Sagrario, que suele emitir los reflejos de luz que proyectan esas luces, y no tengo más luz, que esa. Entonces en mi alma se impone una voz que dice: Jesús, tú eres mi luz, en medio de tantas tinieblas, y confiando en tu luz, camino con pié firme, sin importarme nada más. Inmerso en este misterio que me desborda y en tantas situaciones complicadas, sujeto a un  gran caos, muchas veces voraz, y no pocas veces, siendo espectador mudo de la infame conjura de los necios que prolonga la burla sobre Cristo sufriente tantas veces representada en pintura. Todas estas tinieblas pasaran pero no Tú, mi Señor y mi Dios, ni tus palabras. A veces a mi lado encuentro gente que hace lo mismo que yo. Y camino con ellos. Eso es para mí la sinodalidad, y esa gente es para mí la verdadera Iglesia. A partir de ahí los ojos puestos en Cristo Jesús y tras sus pasos, a por todas. 

    Y siempre con un ojo en la retaguardia no sea que haya que gritar: cuerpo a tierra que vienen los nuestros. Pues a veces el fuego amigo es lo que más nos castiga y daña. Sobre todo al anunciar el Evangelio, porque con sus torpes gestos o sus “pretendidas propuestas de no sé qué santidad”, son capaces de destruir en un minuto, lo que tras los pasos de Jesús te ha costado construir años. Ese el caos voraz, con el que Satanás nos estorba y combate. Pero no prevalecerá frente a Cristo; en ese pasillo oscuro de la nave, que conduce al Sagrario, lo comprendo y lo descubro siempre que oro. Así que aunque todo esto me duele, no me temo. Y lo sigo. Y así quiero morirme, siguiéndolo y a ser posible, con su sagrado nombre en mis labios, en el último aliento de mi vida. Quiera el Señor permitírmelo y me encomiendo a mi querida Santa Maria del Arrixaka, tan antigua, como el nombre de mi Patria chica. 

 

 

 

 

TRAS LA REALIZACIÓN DE LA ASAMBLEA SE CONSTATA QUE:

 

  • Se plantean preguntas sobre generalidades que con frecuencia derivan en tópicos y vaguedades, pudiendo ofrecer respuestas que realmente no sirven para nada, como decimos aquí: agua que no mueven molino. Y esto se Constata en varias de las encuestas que hemos realizado en un corto espacio de tiempo. Desde que al Papa Francisco le ha dado por preguntar con muy buen criterio. Quizás sería necesario eso sí, aterrizar un poco más.
  • La asamblea ha funcionado bien, y se han desarrollado conversaciones con bastante profundidad.
  • Se ha contestado con mucha sinceridad y en un gran respeto a la enorme pluralidad de opiniones. 

De todo lo que dan fe, los párrocos solidarios de ésta:

Andrés Marín Navarro y Antonio Martínez Alvarez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El sínodo: preparemos nuestras asambleas parroquiales (11/12 y 22/1 a las 20h en la Iglesia)

ASAMBLEA 8 OCTUBRE 2021

 

    Tras estos dos duros años, una vez generalizada la vacunación, y siguiendo siempre las indicaciones sanitarias, queremos cómo párrocos iniciar la RESTAURACIÓN de la vida parroquial. Habrá cosas que no será posible recuperarlas al cien por cien, pero queremos restablecer lo más que se pueda. Os necesitamos a todos. Es necesario y ahora se puede. Así que es importante no retrasar más este objetivo. No debemos olvidar lo mucho que hemos aprendido y creado. Así que la asamblea parroquial del 8 de octubre a las 20horas en la Iglesia parroquial y con la misa de las 19 horas, marcará el sendero del nuevo curso. Qué nuestra Purísima, San Roque y el Beato Fortunato y los mártires nos guíen en nuestro camino y que el Espíritu de Jesús resucitado nos asista. Sin temores y con fortaleza inteligente lancémonos a la tarea.

Vuestros Párrocos Andrés y Antonio.

 

 
 Parroquía La Purísima
Plaza de la Iglesia 1
30120 El Palmar (Murcia)
968889858

www.lapurisimadelpalmar.com

DIOCESIS DE CARTAGENA


La Asamblea comenzó a las 20h30 del día 8 de octubre de 2021, invocando al
Espíritu Santo. Los párrocos propusieron cinco temas, y nos informaron de una decisión tomada por ellos. Y nos ofrecieron la posibilidad de plantear otros temas que consideremos necesarios. Y las respuestas fueron:


1.Sinodalidad: "Pueblo de Dios en camino". Nos recuerda este nuevo documento diocesano lo que tratamos ya en los años 90, siendo obispo Javier Azagra, cuando se sometió a estudio y encuesta a todas las parroquias, en lo que entonces se llamó: el encuentro diocesano del Pueblo de Dios. Cuyo documento final, aún tenemos. Así que salvo el nombre y el concepto de sinodalidad, poco más novedoso descubrimos.
- El grupo 1: Comprometerse a participar y colaborar en la parroquia.
- El grupo 2: Ser más auténticos y tener una mayor unidad. Siempre caminando juntos haciendo camino. Es la única forma de caminar y llegar al destino que nos ha indicado Dios.
- El grupo 3: la sinodalidad es la esencia para la vida de la fe.
- El grupo 4: La fe se vive y crece en comunidad. Nos debemos reconocer y sentir Pueblo de Dios recorriendo juntos su camino. Vinculándonos en las necesidades de nuestra parroquia.
- El grupo 5 (los doce): Creemos que la continuidad de los grupos aumenta la conexión del Pueblo de Dios.


2. Restauración de la vida parroquial tras la pandemia que se ha llevado por delante dos años, pues lo permite la vacunación y sin olvidar todo aquello bueno que hemos descubierto y logrado que también ha sido mucho. Como nos enseña Nehemías: "Comencemos la reconstrucción" o como dice nuestra pancarta inicial de curso: "Comenzad la restauración".
- Grupo 1: Unir grupos y ampliarlos evangelizando fuera.
- Grupo 2: Realizar actividades más lúdicas, actividades fuera de la Iglesia (parques, polideportivos...). Actividades con los niños (como ver la catedral). Nos gustaría que dentro de esta restauración permitiésemos que los domingos volvieran a reunirse los niños, ya que los colegios lo permiten. Y si hiciera falta, hacer dos turnos (quizás los sábados), y usando la
alfombra.
- Grupo 3: la restauración debe hacerse.
- Grupo 4: Retornemos a las actividades, reuniones...de antes de la pandemia. - Grupo 5: Es fundamental retomar las actividades parroquiales.


3. Propuesta de las casas de fe: Faros en la niebla, en medio de los Barrios (códigos Qr). Delegados de la Parroquia.
- Grupo 1: Nos parece fantástico, la casa enlace para la información y ayuda para el movimiento parroquial (tener un enlace directo).
- Grupo 2: La idea nos parece perfecta. Pero la dificultad la encontramos en como llevarla a cabo. Nuestra idea sería la de hacer carteles anunciando la presencia de esa casa de fe, donde explicaríamos cuál es la función de ese lugar. Además podríamos repartir de manera periódica octavillas mensualmente.
- Grupo 3: Las casas de fe requieren responsables formados: con oración y formación, y como punto de ayuda y escucha.
- Grupo 4: Es una buena idea pero es complicado llevarlo a la práctica sobre todo por el ritmo de vida que llevamos.
- Grupo 5: Lo vemos idealista, buen proyecto pero de difícil implantación.


4. La Comunidad joven sustituye a la Confirmación. Dado que ningún joven se ha apuntado a catequesis a día de hoy.
- Grupo 1: Que los jóvenes inviten a los jóvenes. Invitar entre grupos para compartir ideas. La propuesta es interesante pero llevando cuidado para no saturar.
- Grupo 2: Atraer a los jóvenes con actividades más atractivas (convivencias). Crear este comunidad es la única solución para salvar las catequesis de jóvenes. Nuestra idea para llevarla a cabo no es nada nueva. Conocemos que en años muy anteriores a nosotros, en las parroquias existían los grupos de jóvenes cristianos, en ellas se combinaban las actividades que pudieron ser divertidas para ellos (excursiones, almuerzos, deporte...) con las catequesis que actualmente damos. (En definitiva un Coctel). La dirección de estos grupos sería desde la misma juventud, la música pudiera ser una de las bases principales de unión y algo que ya se pone en práctica en grupos que ya están formados en otras parroquias (san Pedro), el grupo HAKUNA, podríamos visitarles y ver cual es su funcionamiento.
- Grupo 3: La comunidad joven ha de ser abierta a todos, sin exceso de ritos, y con mucha implicación en acciones. Un miembro de este grupo informa de primera mano sobre Hakuna y da a conocer que este grupo nace por iniciativa de un sacerdote del Opus Dei, y que se estructura en diversos niveles. Pero que camina fundamentalmente a organizar no eventos musicales, sino exposiciones del Santísimo, lo que requiere de jóvenes, ya previamente formados en procesos catequéticos.
- Grupo 4: Atraer a los jóvenes mediante la oferta de voluntariados, actividades lúdicas de compartir (chocolatadas, excursiones,...), participación en grupos de jóvenes consolidados (HAKUNA...) que ellos preparen juegos para otros grupos de catequesis.
- Grupo 5: Si vemos la creación de una comunidad joven. Una comunidad que reúna a todos los jóvenes, que le ofrezca actividades, tanto de catequesis como otras alternativas que los motiva de forma directa.


5. Renovación de los Voluntarios de Cáritas (3 como mínimo), pues la necesidad de los que ya están ahí bastante tiempo lo requiere. El párroco propone dos: Noelia catequista y Jesús del Estanco.
- Grupo 1: en este grupo se ofrecen 2 personas más.
- Grupo 2: ¿?.
- Grupo 3: Es fundamental el trato y cuidado a Cáritas (conocerlos mejor y en
profundidad).
- Grupo 4: Se deben buscar voluntarios con disponibilidad.

- Grupo 5: ¿?.


En cuanto a la decisión tomada por los párrocos solidarios acerca de declinar la propuesta del párroco de Sangonera de ofrecer anunciar las catequesis neocatecumenales aquí y repartir propaganda para que la gente participe en las catequesis de sangonera; el grupo 1 afirma que está de acuerdo con los párrocos y que quien quiera pertenecer a los neocatecumenales puede hacerlo en Sangonera la Verde, el grupo 3 considera oportuno declinar las catequesis neocatecumenales para nuestra parroquia y el grupo 5 considera que lo que han decidido los párrocos les parece bien. El grupo 2 y 4, no se pronuncian sobre el particular.


Los párrocos solidarios tras oír todas las intervenciones, consideran que: Todos estos temas deberán seguir sometiéndose a estudio durante el curso. Y añaden:


1. Los cuestionarios sobre la sinodalidad que emanarán del obispado, serán debatidos en una próxima asamblea parroquial. Y que esperamos que no caigan en saco roto como tantos otros, pues ya alguna vez, se ha constatado que lo dicho por la gente en las encuestas ha sido domesticado en las diversas instancias (curia diocesana, conferencia, curia vaticana y demás) y al final, so capa de discernimiento, lo que han dicho o hecho, es lo que ha interesado a quien detenta la responsabilidad,amparándose en las respuestas de una supuesta mayoría que no termina de quedar
claro, quien es y donde está.


2. La restauración de la vida parroquial ya ha comenzado: Las catequesis vuelven a ser presenciales, aunque no se descarta que grupos puedan relacionarse telemáticamente porque así les resulte más conveniente. Las misas de niños se restablecerán con 6 grupos de niños cada semana. La liturgia irá creciendo progresivamente en aforo. Los útiles del templo han vuelto a la normalidad. Las oraciones se han restablecido como la formación bíblica de cada jueves. Las tradiciones se han restablecido, aunque aún no del todo las procesiones por lo complicado que aún resulta poder llevarlas a cabo. Pero dentro del templo se celebra el rosario de la aurora, el via crucis, y el encuentro de Domingo de Pascua. Está por ver si podremos o no salir a la calle con la Patrona en Diciembre. Lo demás está totalmente restablecido. En Noviembre se reabre el culto en San Roque. Se han arbitrado seis salones grandes para las diferentes reuniones: 2 laterales, el parroquial, la capilla de arriba, el templo parroquial y la iglesia de san roque. E incluso de ser necesario el coro. Se restablece a partir de octubre la salida para ver a los enfermos y los párrocos los volverán a visitar en este curso. Cáritas nunca se ha detenido y ahora se refuerza con varios voluntarios nuevos. Las diferentes agrupaciones y hermandades se han reunido y están restableciendo su vida progresivamente. Y las asambleas parroquiales, signo de sinodalidad, vuelven a su funcionamiento como demuestra esta. La comunidad vuelve a recuperar poco a poco su unidad presencial y no sólo mística. La elección de comentar el libro de Nehemías para reiniciar este curso la lectura bíblica es todo un símbolo de lo que se pretende: restaurar todo lo que se pueda de aquello que se ha derribado tras esta dura pandemia.


3. Reconocemos la dificultad de poner en marcha las casas de fe, y también vemos su belleza como proyecto. Pero al menos deberíamos considerar la posibilidad de ubicar donde vivimos cada uno de los miembros de las distintas actividades parroquiales, en que barrios y calles, para tejer una red que nos permita comunicar a muchos, la vida parroquial, mediante diversas formas de creatividad comunicativa. Es importante tener este censo para detectar en qué barrios estamos presentes y en qué barrios no. Y descubrir donde es necesario, insistir en la evangelización para lograr en esos lugares abandonados, algún tipo de presencia. Sería oportuno que todos los grupos hiciésemos esto sobre un mapa de nuestro pueblo y lo pusiésemos en común con los demás grupos. Una de las próximas asambleas podría consistir en esto.


4. La creación de la comunidad joven quiere ser una realidad. Y las actividades deben ser la de la comunidad cristiana: estar unidos en el amor, escuchar la palabra de Jesús, partir su pan con alegría, orar en común, y trabajar por la fraternidad en medio de nuestra sociedad. El lado lúdico es evidente que cabe en el hecho de vivir unidos en el amor. Y en cuando a grupos existentes, no sólo está Hakuna, también los grupos alfa, y otros. Pero estimamos como párrocos solidarios que eso es algo que deben decidir los mismos jóvenes, una vez que se constituyan como grupo. Y que asuman además la función de preparar a la Confirmación en el seno de su grupo, a los nuevos jóvenes que muestren interés por ella en la parroquia. Pues no sería oportuno que convocada la comunidad joven decidamos los demás por ellos, cómo debe ser su grupo, y cuales deben ser su idiosincrasia o sus señas. Pues Hakuna como movimiento capitalino de Murcia, se nutre con gran parte del alumnado de los colegios del Opus y otros presentes en la ciudad. Sean pues los jóvenes cristianos de el Palmar los que decidan que quieren ser dentro de la iglesia, y que forma de vida, les permite de la mejor manera, vivir las dimensiones básicas de la comunidad cristiana, antes citadas. En cuanto a convivencias, se han hecho muchas y se siguen haciendo, el problema es que no siempre hay gente dispuesta a participar en ellas. ¿Por qué los jóvenes están renuentes en venir? Porque no ven jóvenes de su edad organizados. Donde hay jóvenes, van jóvenes.


5. Los voluntarios de Cáritas han salido con éxito y se ha cubierto el hueco.


6. En cuando a la oferta del cura vecino de Sangonera la Verde, pensamos que es bueno que se centre en su feligresía, y no anhele, llevarse a la nuestra. Y si es que la pretende, que lo ponga en conocimiento del obispo y solicite el traslado. Por nuestra parte manifestamos que no somos curas capaces de llevar adelante con éxito esa iniciativa pastoral, pues ya lo comprobamos en otras parroquias anteriores. Y si la comunidad parroquial de El Palmar decide contra nuestro criterio, que se abra esa senda, será preciso solicitar al Obispo nuestra remoción y que párrocos más capacitados que nosotros para esa labor, ocupen nuestro puesto.



Terminamos puestos en pie, y orando al Espíritu Santo, para que nos siga ayudando, y nos ilumine en nuestro caminar.
Los párrocos Solidarios Andrés y Antonio
12 de OCTUBRE de 2021
 

ASAMBLEA 20 DICIEMBRE 2019

Reunidos en el templo parroquial a las 20h, un grupo de feligreses, junto con los párrocos, que superaba el número de 70 participantes, pasamos a estudiar y analizar el documento diocesano “Un laicado en acción”.

    Para ello visionamos en primer lugar los videos ofrecidos por la Diócesis de Cartagena para facilitar el trabajo del material proporcionado a todos. Y después ayudados por la encuesta aneja a esta acta, nos dividimos en cinco grupos que se distribuyeron por las capillas laterales de nuestra Iglesia. Y a cada uno de ellos se le dio el nombre del santo allí venerado. Transcurrido un tiempo suficiente, nos volvimos a congregar en asamblea todos los grupos, y por boca de sus respectivos secretarios nos ofrecieron el fruto de su reflexión para consideración de todos. 

    Por último nuestros párrocos In Solidum presentes todo el tiempo de dicha asamblea, tomando el pulso del debate, resolviendo cuestiones, y marcando los tiempos, nos invitaron a todos los seglares de la parroquia a estudiar las tres sesiones propuestas por el obispado de Cartagena en todos los grupos de adultos que entre unas cosas y otras aglutinan a casi un centenar de personas.

    El modo de congregar a la comunidad parroquial ha sido muy acertado, si tenemos en cuenta que al último consejo de pastoral celebrado hace dos cursos, asistió uno de los párrocos y un feligrés nada más. Y si además añadimos que desde entonces no se había vuelto a reunir tal ente y lo que es más, nadie lo había echado en falta, pues todo queda claro. Así que a propuesta de nuestros párrocos solidarios, se han convocado asambleas parroquiales. Para intentar volver a coordinar al laicado de una manera organizada. Y la respuesta ha sido magnífica. Lo bueno además es que al consejo pastoral, sólo asisten los representantes de los grupos, mientras que a la asamblea parroquial asiste todo el que quiere, y esa ha sido la clave del éxito. De modo que acordamos volver a convocar la asamblea parroquial cada curso, en tres ocasiones, para debatir, estos y otros temas pertinentes que se nos puedan presentar. He aquí el primer fruto que este objetivo pastoral diocesano ha dado en nuestra parroquia. 

    A continuación paso a exponer las conclusiones de cada grupo participante en la asamblea. 

 

Grupo al amparo de FORTUNATO.

    1. Tenemos un compromiso firme con el entorno de cada uno, pues al final tenemos nuestro terreno cuidado para poder “sentir” la fe y luego poderla transmitir. Porque si no “sientes” la fe no transmites con fruto y de la misma forma.

    2. Hay muchas cosas que se están haciendo bien: no se depende siempre del cura que esté con nosotros.

    3. Creemos que nos falta siempre más constancia, compromiso, unión, formación, unificación en el mensaje y comunicación.

 

Grupo al amparo de SAN ANTONIO.

    1. Creemos que hacemos bien muchas cosas en la parroquia: oramos en común, estudiamos la Palabra de dios y por tanto no faltan los espacios dedicados a la oración y la formación. Se potencia la solidaridad y el voluntariado con las visitas a los enfermos. Se desarrolla la pastoral familiar. Y existe una más que notable cordialidad entre los laicos y los sacerdotes, dándose entre nosotros una gran fraternidad.

    2. Nos quedan por hacer aún muchas cosas: mejorar la formación de la padres, respecto de los jóvenes seleccionar auténticos lideres de la fe como catequistas, en cuanto a los catequistas estimamos que hay a veces falta de compromiso para hacer más cosas juntos con los niños. Y Constatamos falta de formación espiritual tanto individual como colectiva. Así que este aspecto deberíamos nutrirlo aún más. 

 

Grupo al amparo de SAN JOSÉ.

    1. Lo bueno es que somos participativos en múltiples actividades y grupos. Oramos diariamente. Educamos a los hijos en la fe. Nos preocupamos por la formación. Acompañamos socialmente y con solidaridad a través de Cáritas a mucha gente. 

    2. Lo que nos queda por hacer es más oración, más fe, más solidaridad, más instrucción a los jóvenes, más formación, más participación con los demás, y más acompañamiento social. 

    3. Estimamos prioritario incluir a los jóvenes en la Iglesia. Y que los padres presenten a sus hijos a Jesucristo para que lo conozcan de modo que puedan amarle.  Y por supuesto siempre tener más formación y más fe.

 

Grupo al amparo del SAGRADO CORAZÓN. (Éste integrado por un nutrido grupo de jóvenes en catequesis acompañados por su catequista).

    1. Valoramos como positivo que nuestra Iglesia no te mete miedo, que transmite valores, que acoge a todos sin prejuicios ni exclusiones, y se da de comer a gente necesitada. 

    2. Demandamos más alegría y participación, que la gente que cree se comporte de modo más similar a Jesús, que la gente deje de ser tan cerrada, y nos gustaría que hubiese más unidad, más comunidad, y más amigos. 

 

Grupo al amparo de FATIMA. 

    1. Muchas cosas buenas se tienen en la Parroquia desde hace mucho tiempo: catequistas con una labor bien desarrollada, una gran labor caritativa de la parroquia a lo largo de la historia, una participación por parte de los laicos muy importante formando numerosos grupos parroquiales, un ambiente propicio para los sacerdotes, con nueva salida de vocaciones para el ministerio.

    2. Falta comunicación entre grupos. Falta aún dedicación de tiempo a la oración. Falta aún compromiso serio por parte de los laicos. Y falta que los laicos que estamos dentro demos aún un mejor ejemplo.

    3. Creemos necesario hacer una Iglesia más dinámica y con creyentes más activos. Porque a veces el laicado no se compromete lo suficiente y acepta siempre los retos que se le plantean. 

 

Sacerdotes al amparo de la PURISIMA.

    1. Esta parroquia es una comunidad viva: vive bastante unida a pesar de los problemas que nos afligen a veces, escucha la Palabra de Dios con gran deseo por parte de una más que notable parte de la comunidad, aunque siempre hay algunos que se quedan fuera de los procesos, y que luego andan pidiendo formación a gritos, como si esta no existiese, y como los conocemos, pues nos lo tomamos con buen humor. Se anuncia el Evangelio a los demás por parte del laicado de manera estupenda: hay catequistas bien formados, tanto de niños como de jóvenes, aunque siempre nos vendrían bien más, no siempre pueden participar estos en la reuniones formativas, al menos todos; hay grupos de adultos de distinto tipo: cursillistas, familias, matrimonios, asambleas de misión, ancianos, que atraen a gente nueva. No faltan convivencias para adultos llamadas Renovación. Como tampoco asistentes a cursillos de cristiandad. Los prematrimoniales y prebautismales, como las reuniones con los padres de comunión, están dando frutos y son interesantes las nuevas incorporaciones de adultos a la familia parroquial. Esta comunidad parte el pan con mucha alegría, equipo de lectores, de ministros extraordinarios, cuatro coros (sábado, Domingo, Auroros, Peña), un magnifico equipo de sacristía, y lo que sea necesario para disfrutar de la Eucaristía, como hacía años que los párrocos soñábamos. Las Eucaristías dominicales son muy distintas y muy gozosas. En particular la de los niños aglutina un amplio número de familias, que asisten sin adoptar con ellos ningún tipo de medida coactiva. Y eso es un logro estupendo de un laicado dinámico y sorprendente al que los párrocos nos unimos con sumo gusto. Los jóvenes participan ahí pero poco y algunos a regañadientes. Y la verdad es que no sabemos bien por qué. Porque ni falta alegría ni participación en la asamblea. Esta comunidad ora tanto personalmente como de manera comunitaria regularmente y con un calendario muy definido. Celebra tríduos, novenas, reza el rosario, celebra vigilias de oración tipo Taizé, retiros, Via Crucis, durante un tiempo ha promovido la adoración del Santísimo, y aunque este grupo por problemas personales se ha perdido, no falta una constante presencia de personas en la capilla del Sagrario. La espiritualidad aquí está muy bien cuidada aunque siempre hay gente que o no se entera o se queda fuera de estos actos y luego demanda más cultivo de la espiritualidad pero sin aprovechar lo que existe, en fin, nuestros feligreses no siempre son perfectos, pero nosotros, los adoramos a veces en sus ingenuidades infantiles. Y en cuanto a compartir con los necesitados existe tanto cáritas parroquial como un grupo de asistencia familiar, a núcleos necesitados, y además ahora se ha creado un enlace con la pastoral obrera diocesana del que están gestándose proyectos bastante hermosos para acabar con parados de larga duración. Por último el nivel de exigencia no cesa, se está en vela, y aunque tienen múltiples reuniones de formación, de espiritualidad, y de oración, aún así, les parecen pocas. Esta comunidad es una Iglesia viva con un laicado sano. 

    2. Falta maduración personal para evitar celotipias, envidias, alguna que otra hipocresía, sobran por tanto las mentiras en la comunidad y también las divisiones pertinentes que todo esto suele generar. Es lo propio de lo que les pasaba a los apóstoles tras los pasos de Jesús que se peleaban por los primeros puestos. En el fondo es un deseo de ser amado mal resuelto. Donde es preciso descubrir que la Iglesia es un universo maravilloso donde todos podemos ser una estrella, sin que eso merme la belleza de las demás. Porque hay firmamento para todos. Pero cuando se está inmaduro se cree que la solución es ser un sol tan cercano que eclipse a los demás, lo que pasa, es que esa lógica está errada: porque tanta cercanía quema. De estás tonterías se aprovecha el maligno, para sembrar cizañas y causar heridas innecesarias. Por eso crear distintos partidos en esta comunidad es un error pastoral. Fomentar la comunión de todos en un mismo entorno parroquial es lo más oportuno. Y favorecer la asamblea parroquial es lo mejor que puede hacerse. El frentismo propio de algunos movimientos o grupos en nuestra parroquia es perjudicial y dañino. 

    3. Necesitamos mantener una asamblea parroquial viva y constante en cada curso pastoral con al menos tres reuniones al año. Para limar asperezas, y alegrarnos con las riquezas de todos, y además tomar el pulso a la comunidad y alentar nuevos caminos bajo el impulso del Espíritu Santo. Y la dinámica adoptada en esta asamblea la estimamos oportuna: presentar el tema a tratar, debatir en grupo, y exponer en común las conclusiones a la consideración de los demás para contribuir al Bien Común de todos. 

 

 

 

    Posdata: A día de hoy ya se ha planteado la creación de una escuela de catequistas y se está estudiando la creación de una escuela de oración, para fomentar aún más la espiritualidad.  

 

 

 

 

    La asamblea llegó a su final invocando al Espíritu Santo, y encomendándonos a la intercesión de Sta. María Purísima, San Roque y al Beato Fortunato Mártir, de modo que las gracias recibidas puedan dar su fruto conveniente. Y para que así conste donde proceda a ojos de cuantos estén interesados firmamos y sellamos. En el Palmar a 20 de Diciembre de 2019

 
Versión para imprimir | Mapa del sitio
© PARROQUIA PURISIMA CONCEPCION TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS