PARROQUIA PURISIMA CONCEPCION
PARROQUIA PURISIMA CONCEPCION

Contacto

PARROQUIA LA PURISIMA
PLAZA DE LA IGLESIA 1
30120 EL PALMAR
MURCIA


Teléfono: 968889858 968889858

 EMAIL:

lapurisima@icloud.com

 

También puede ponerse en contacto con nosotros utilizando nuestro formulario de contacto.

Construida en 1615. Con archivo desde 1667. Y en 1795 es parroquia, dejando de ser adjunta de la Catedral.

ASAMBLEA PARROQUIAL

ASAMBLEA 20 DICIEMBRE 2019

Reunidos en el templo parroquial a las 20h, un grupo de feligreses, junto con los párrocos, que superaba el número de 70 participantes, pasamos a estudiar y analizar el documento diocesano “Un laicado en acción”.

    Para ello visionamos en primer lugar los videos ofrecidos por la Diócesis de Cartagena para facilitar el trabajo del material proporcionado a todos. Y después ayudados por la encuesta aneja a esta acta, nos dividimos en cinco grupos que se distribuyeron por las capillas laterales de nuestra Iglesia. Y a cada uno de ellos se le dio el nombre del santo allí venerado. Transcurrido un tiempo suficiente, nos volvimos a congregar en asamblea todos los grupos, y por boca de sus respectivos secretarios nos ofrecieron el fruto de su reflexión para consideración de todos. 

    Por último nuestros párrocos In Solidum presentes todo el tiempo de dicha asamblea, tomando el pulso del debate, resolviendo cuestiones, y marcando los tiempos, nos invitaron a todos los seglares de la parroquia a estudiar las tres sesiones propuestas por el obispado de Cartagena en todos los grupos de adultos que entre unas cosas y otras aglutinan a casi un centenar de personas.

    El modo de congregar a la comunidad parroquial ha sido muy acertado, si tenemos en cuenta que al último consejo de pastoral celebrado hace dos cursos, asistió uno de los párrocos y un feligrés nada más. Y si además añadimos que desde entonces no se había vuelto a reunir tal ente y lo que es más, nadie lo había echado en falta, pues todo queda claro. Así que a propuesta de nuestros párrocos solidarios, se han convocado asambleas parroquiales. Para intentar volver a coordinar al laicado de una manera organizada. Y la respuesta ha sido magnífica. Lo bueno además es que al consejo pastoral, sólo asisten los representantes de los grupos, mientras que a la asamblea parroquial asiste todo el que quiere, y esa ha sido la clave del éxito. De modo que acordamos volver a convocar la asamblea parroquial cada curso, en tres ocasiones, para debatir, estos y otros temas pertinentes que se nos puedan presentar. He aquí el primer fruto que este objetivo pastoral diocesano ha dado en nuestra parroquia. 

    A continuación paso a exponer las conclusiones de cada grupo participante en la asamblea. 

 

Grupo al amparo de FORTUNATO.

    1. Tenemos un compromiso firme con el entorno de cada uno, pues al final tenemos nuestro terreno cuidado para poder “sentir” la fe y luego poderla transmitir. Porque si no “sientes” la fe no transmites con fruto y de la misma forma.

    2. Hay muchas cosas que se están haciendo bien: no se depende siempre del cura que esté con nosotros.

    3. Creemos que nos falta siempre más constancia, compromiso, unión, formación, unificación en el mensaje y comunicación.

 

Grupo al amparo de SAN ANTONIO.

    1. Creemos que hacemos bien muchas cosas en la parroquia: oramos en común, estudiamos la Palabra de dios y por tanto no faltan los espacios dedicados a la oración y la formación. Se potencia la solidaridad y el voluntariado con las visitas a los enfermos. Se desarrolla la pastoral familiar. Y existe una más que notable cordialidad entre los laicos y los sacerdotes, dándose entre nosotros una gran fraternidad.

    2. Nos quedan por hacer aún muchas cosas: mejorar la formación de la padres, respecto de los jóvenes seleccionar auténticos lideres de la fe como catequistas, en cuanto a los catequistas estimamos que hay a veces falta de compromiso para hacer más cosas juntos con los niños. Y Constatamos falta de formación espiritual tanto individual como colectiva. Así que este aspecto deberíamos nutrirlo aún más. 

 

Grupo al amparo de SAN JOSÉ.

    1. Lo bueno es que somos participativos en múltiples actividades y grupos. Oramos diariamente. Educamos a los hijos en la fe. Nos preocupamos por la formación. Acompañamos socialmente y con solidaridad a través de Cáritas a mucha gente. 

    2. Lo que nos queda por hacer es más oración, más fe, más solidaridad, más instrucción a los jóvenes, más formación, más participación con los demás, y más acompañamiento social. 

    3. Estimamos prioritario incluir a los jóvenes en la Iglesia. Y que los padres presenten a sus hijos a Jesucristo para que lo conozcan de modo que puedan amarle.  Y por supuesto siempre tener más formación y más fe.

 

Grupo al amparo del SAGRADO CORAZÓN. (Éste integrado por un nutrido grupo de jóvenes en catequesis acompañados por su catequista).

    1. Valoramos como positivo que nuestra Iglesia no te mete miedo, que transmite valores, que acoge a todos sin prejuicios ni exclusiones, y se da de comer a gente necesitada. 

    2. Demandamos más alegría y participación, que la gente que cree se comporte de modo más similar a Jesús, que la gente deje de ser tan cerrada, y nos gustaría que hubiese más unidad, más comunidad, y más amigos. 

 

Grupo al amparo de FATIMA. 

    1. Muchas cosas buenas se tienen en la Parroquia desde hace mucho tiempo: catequistas con una labor bien desarrollada, una gran labor caritativa de la parroquia a lo largo de la historia, una participación por parte de los laicos muy importante formando numerosos grupos parroquiales, un ambiente propicio para los sacerdotes, con nueva salida de vocaciones para el ministerio.

    2. Falta comunicación entre grupos. Falta aún dedicación de tiempo a la oración. Falta aún compromiso serio por parte de los laicos. Y falta que los laicos que estamos dentro demos aún un mejor ejemplo.

    3. Creemos necesario hacer una Iglesia más dinámica y con creyentes más activos. Porque a veces el laicado no se compromete lo suficiente y acepta siempre los retos que se le plantean. 

 

Sacerdotes al amparo de la PURISIMA.

    1. Esta parroquia es una comunidad viva: vive bastante unida a pesar de los problemas que nos afligen a veces, escucha la Palabra de Dios con gran deseo por parte de una más que notable parte de la comunidad, aunque siempre hay algunos que se quedan fuera de los procesos, y que luego andan pidiendo formación a gritos, como si esta no existiese, y como los conocemos, pues nos lo tomamos con buen humor. Se anuncia el Evangelio a los demás por parte del laicado de manera estupenda: hay catequistas bien formados, tanto de niños como de jóvenes, aunque siempre nos vendrían bien más, no siempre pueden participar estos en la reuniones formativas, al menos todos; hay grupos de adultos de distinto tipo: cursillistas, familias, matrimonios, asambleas de misión, ancianos, que atraen a gente nueva. No faltan convivencias para adultos llamadas Renovación. Como tampoco asistentes a cursillos de cristiandad. Los prematrimoniales y prebautismales, como las reuniones con los padres de comunión, están dando frutos y son interesantes las nuevas incorporaciones de adultos a la familia parroquial. Esta comunidad parte el pan con mucha alegría, equipo de lectores, de ministros extraordinarios, cuatro coros (sábado, Domingo, Auroros, Peña), un magnifico equipo de sacristía, y lo que sea necesario para disfrutar de la Eucaristía, como hacía años que los párrocos soñábamos. Las Eucaristías dominicales son muy distintas y muy gozosas. En particular la de los niños aglutina un amplio número de familias, que asisten sin adoptar con ellos ningún tipo de medida coactiva. Y eso es un logro estupendo de un laicado dinámico y sorprendente al que los párrocos nos unimos con sumo gusto. Los jóvenes participan ahí pero poco y algunos a regañadientes. Y la verdad es que no sabemos bien por qué. Porque ni falta alegría ni participación en la asamblea. Esta comunidad ora tanto personalmente como de manera comunitaria regularmente y con un calendario muy definido. Celebra tríduos, novenas, reza el rosario, celebra vigilias de oración tipo Taizé, retiros, Via Crucis, durante un tiempo ha promovido la adoración del Santísimo, y aunque este grupo por problemas personales se ha perdido, no falta una constante presencia de personas en la capilla del Sagrario. La espiritualidad aquí está muy bien cuidada aunque siempre hay gente que o no se entera o se queda fuera de estos actos y luego demanda más cultivo de la espiritualidad pero sin aprovechar lo que existe, en fin, nuestros feligreses no siempre son perfectos, pero nosotros, los adoramos a veces en sus ingenuidades infantiles. Y en cuanto a compartir con los necesitados existe tanto cáritas parroquial como un grupo de asistencia familiar, a núcleos necesitados, y además ahora se ha creado un enlace con la pastoral obrera diocesana del que están gestándose proyectos bastante hermosos para acabar con parados de larga duración. Por último el nivel de exigencia no cesa, se está en vela, y aunque tienen múltiples reuniones de formación, de espiritualidad, y de oración, aún así, les parecen pocas. Esta comunidad es una Iglesia viva con un laicado sano. 

    2. Falta maduración personal para evitar celotipias, envidias, alguna que otra hipocresía, sobran por tanto las mentiras en la comunidad y también las divisiones pertinentes que todo esto suele generar. Es lo propio de lo que les pasaba a los apóstoles tras los pasos de Jesús que se peleaban por los primeros puestos. En el fondo es un deseo de ser amado mal resuelto. Donde es preciso descubrir que la Iglesia es un universo maravilloso donde todos podemos ser una estrella, sin que eso merme la belleza de las demás. Porque hay firmamento para todos. Pero cuando se está inmaduro se cree que la solución es ser un sol tan cercano que eclipse a los demás, lo que pasa, es que esa lógica está errada: porque tanta cercanía quema. De estás tonterías se aprovecha el maligno, para sembrar cizañas y causar heridas innecesarias. Por eso crear distintos partidos en esta comunidad es un error pastoral. Fomentar la comunión de todos en un mismo entorno parroquial es lo más oportuno. Y favorecer la asamblea parroquial es lo mejor que puede hacerse. El frentismo propio de algunos movimientos o grupos en nuestra parroquia es perjudicial y dañino. 

    3. Necesitamos mantener una asamblea parroquial viva y constante en cada curso pastoral con al menos tres reuniones al año. Para limar asperezas, y alegrarnos con las riquezas de todos, y además tomar el pulso a la comunidad y alentar nuevos caminos bajo el impulso del Espíritu Santo. Y la dinámica adoptada en esta asamblea la estimamos oportuna: presentar el tema a tratar, debatir en grupo, y exponer en común las conclusiones a la consideración de los demás para contribuir al Bien Común de todos. 

 

 

 

    Posdata: A día de hoy ya se ha planteado la creación de una escuela de catequistas y se está estudiando la creación de una escuela de oración, para fomentar aún más la espiritualidad.  

 

 

 

 

    La asamblea llegó a su final invocando al Espíritu Santo, y encomendándonos a la intercesión de Sta. María Purísima, San Roque y al Beato Fortunato Mártir, de modo que las gracias recibidas puedan dar su fruto conveniente. Y para que así conste donde proceda a ojos de cuantos estén interesados firmamos y sellamos. En el Palmar a 20 de Diciembre de 2019

 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© PARROQUIA PURISIMA CONCEPCION TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS